El valor de las palabras

Imagen de las palabras en lecturasordinarias.blogspot.com/2010/07/detras-de-las-palabras.html

Fuente de la imagen: lecturasordinarias.blogspot.com

La comunicación forma parte fundamental de nuestra forma de vivir, de relacionarnos, pero muy a menudo se está utilizando la palabra para agredir a otros como una forma de tomar el control de la situación.

Cada vez lo vemos más en nuestra sociedad, en programas de TV, en la violencia de género, en la familia, en la política, en el trabajo,… nos volvemos agresivos al surgir la ira que lleva al descontrol. Estamos acostumbrados a contraatacar o directamente a atacar a los demás para que nuestro ‘yo’ controle la situación, pero realmente conseguimos justo lo contrario, no conseguimos solucionar ningún conflicto, solo conseguimos sufrimiento para nosotros y para los demás.


Video: “La fuerza de las palabras” – CEDECOM

Tenemos que estar muy atento a las palabras que decimos, y a nuestro estado mientras nos comunicamos. El dejarse llevar por estados de ira no nos lleva a tomar el control de la situación, si no mas bien hacia todo lo contrario.

Las palabras son solo un medio más de comunicación que utiliza nuestro ‘yo’ para comunicarnos con los demás, pero no refleja nuestro verdadera naturaleza, lo que realmente somos, si no que en la mayoría de las veces refleja la emoción que estamos sintiendo en ese momento, ya sean emociones positivas (amor, compasión, felicidad,…) o negativa (ira, celos, envidia, rabia,…), por lo tanto si nos encontramos a una persona que nos habla en torno agresivo por ejemplo, debemos ser conscientes de que esas palabras no surgen de su verdadero ‘yo’, si no de la emoción aflictiva que ha tomado el control de ese ser en ese momento, y por lo tanto en su interior se está manifestando sufrimiento.

Sabiendo ésto, es más fácil relativizar lo que escuchamos de otras personas que por ignorancia se encuentran en estados de descontrol y sufrimiento, debemos ser compasivos con ellos y desear que pronto sean capaces de ser conscientes del origen de sus estados de ira, celos, envidia, etc… que llevan a expresarse con un lenguaje poco positivo para ellos mismos y para los demás, y consigan alcanzar la verdadera felicidad.

Debemos darnos cuenta del sufrimiento de los demás. Formamos parte de un todo, con lo cual si perdemos el respeto a alguien simplemente por las palabras que nos dice, nos estamos perdiendo el respeto a nosotros mismos.

Nunca debemos perder el respeto a la persona, y menos aún cuando la persona nos está diciendo a gritos: ¡Estoy sufriendo!

Podemos apartarnos en ese momento, o hablar con esa persona desde la calma.


Una Palabra. Carlos Varela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: